Las ventajas del divorcio por notario son las siguientes:

  1. mayor simplicidad en la documentación: a la mayoría de notarios les basta acreditar el matrimonio con el libro de familia, pero por via judicial deberá aportarse un certificado de matrimonio que habrá que obtener al efecto porque caducan a los tres meses desde su expedición.
  2. mayor rapidez en la tramitación: en la mayoria de los casos, se puede tardar un par de semanas en obtener el divorcio, incluso puede hacerse en el plazo de una semana, por vía judicial, lo normal es que se demore entre 2 y 4 meses.
  3. mayor comodidad: podremos quedar con el notario cuando nosotros queramos, en cambio, en el divorcio via judicial, será el juzgado el que nos indique el día y la hora para comparecer.
  4. mayor amigabilidad: nos quitaremos el frio entorno del juzgado.

Hay que recordar que aquellos divorcios que tengan hijos menores o mayores incapacitados judicialmente no podrán divorciarse por notario, tendran que hacerlo exclusivamente por la vía judicial.

Recuerde que con nosotros puede divorciarse por notario por 195€ cada cónyuge todo incluido. Pinche aquí.